viernes, 12 de agosto de 2016

EXPERIENCIA DE FE Y VIDA: Puig d´Olena 2016

Un tiempo, una experiencia, una mirada …diferentes


Con este lema resonando interiormente iniciamos un recorrido de ocho días en la Casa de Familia Nuestra Sra. Del Rosario, en Puig d´Olena. Los objetivos estaban bien definidos: por una parte, vivir la experiencia de fe en comunidad –hermanas y jóvenes-, por otra, colaborar en el centro con los educadores en algunas de las actividades que ya tenían programadas con los niños y niñas del centro y, acercarnos a la espiritualidad dominicana haciéndonos eco de los 800 años de fundación de la Orden de Predicadores.

Los jóvenes que participaron de esta experiencia fueron cinco procedentes de varios puntos de España y, los acompañaron la H. Ana Mª Penadés –Delegada general de PJV- y las HH. Elena González, Rosa Mª Picas y Gene Somoano delegadas de las provincias en España. Iniciamos la andadura de estos días en Vic, junto a la tumba de San Francisco Coll. Una oración que nos invitaba a ponernos en camino, a “tener un sueño, el sueño de Dios”, a ser receptores positivos ante todo lo que vaya surgiendo a nuestro alrededor durante estos días.

El ritmo de oración, trabajo y reflexión, fue prácticamente igual durante todo este tiempo, variando algunos momentos en los que los educadores precisaban de los jóvenes para acompañarles con los niños en alguna actividad planificada desde la propia casa. La oración y el encuentro como grupo de fe, era el primer momento del día. Momento de ahondar en una realidad concreta, un espacio de compartir la fe para, desde este encuentro con el Señor, iniciar la tarea del día que en ocasiones era ardua tanto física como emocionalmente. Para finalizar el día, también nos poníamos delante del Señor para agradecer todo lo vivido y, a la vez, compartir las vivencias del día. Fueron momentos muy profundos y ricos.

Otro de los momentos importantes en este encuentro fue la reflexión a partir de los cuatro pilares del Carisma Dominicano. Desde el equipo de Delegadas se preparó con creatividad y profundidad cada uno de los elementos constitutivos de nuestro ser familia con una identidad propia: contemplación, vida comunitaria, estudio y predicación.

Para los jóvenes, compartir con los niños y adolescentes de la casa ha sido una experiencia muy honda y profunda que dejó huella. No son situaciones fáciles. Cada uno de los niños y niñas que allí viven tienen una situación personal muy peculiar, dolorosa en muchas ocasiones, lo que requería cierta disposición para enfrentar emociones o situaciones conflictivas.

Un agradecimiento muy especial a las hermanas de la comunidad que nos han acogido con tanto cariño y delicadeza, al director del centro que nos ayudó a ir entrando en “esa tierra sagrada” por la que nos moveríamos durante varios días, a los educadores y personal de servicio que con sencillez y cariño hicieron posible que nos fuéramos acercando a cada realidad, y ¡cómo no! De manera muy especial, a cada uno de los niños y niñas, a cada rostro, a cada sonrisa, a ese pedacito de vida que ha entrado en nuestro corazón y que siempre recordaremos. GRACIAS!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario